domingo, 12 de diciembre de 2010

Proyecto de investigación

Conductas homosexuales en el transporte público de Guadalajara visto desde la teoría fenomenológica de Alfred Schütz

Universidad de Guadalajara
División de estudios políticos y sociales
Lic. En Sociología
Nombre:Martín Iván Murillo Cendejas

Introducción:
Según la teoría fenomenológica de Schütz, “la vida cotidiana” es el ámbito donde viven e interactúan los actores sociales, donde se pueden formular los proyectos de acción y es donde Schütz aplica su Teoría de la acción. En el cual aborda las relaciones intersubjetivas que establecen los actores sociales. En esta teoría menciona que todos los observadores-científicos, por su parte estudian la “vida cotidiana y al hacerlo, puede interpretar la conciencia del autor que vive en este mundo cotidiano. Así Schütz, utiliza la teoría fenomenológica como una metodología teórica para estudiar las conductas sociales de los ya mencionados actores sociales (homosexuales) dentro del mundo cotidiano.

Desarrollo:
Con este breve ensayo se analizarán las conductas homosexuales masculinas en le transporte público de Guadalajara, donde los actores sociales son todos aquellos individuos realizan estas prácticas dentro de estos “no lugares” de vaivenes improbables y de las cuales pocas personas tienen el conocimiento de que son realizadas estas prácticas, por su carácter clandestino y privado.
Desarrollo:
Los homosexuales como actores sociales pueden ser analizados por dos de los cuatro reinos de la realidad de Alfred Schütz las cuales son: la relación- nosotros (Umwelt) y la relación- ellos (Milwelt).
Umwelt:
Estas son las relaciones cara a cara que se dan en el no lugar, en la que hay un grado de intimidad y se halla implicado en la biografía del otro, en el tú. Estas relaciones son personales e inmediatas, pero se van construyendo mediante un proceso continuo de interacción entre ambos actores sociales; en estas interacciones se aprehenden recetas de acción que son utilizadas y modificadas, según puedan ser adecuadas para el sitio donde se encuentran estos, pues cuando una pareja quiere salvaguardar su representación no hacen más que seguir las recetas de acción, y las cuales, pueden ser modificadas al haberse percatado de cometer algún acto que los delate o que los transeúntes o en este caso el “auditorio” pueda mostrarse agresivo en contra de ellos.
Milwelt:
Este tipo de relaciones-ellos son anónimas e impersonales; por ejemplo: cuando conoces a individuos con posiciones y roles y no como individuos concretos, aquí están situadas todas aquellas personas que limpian, dan mantenimiento o conducen el tren ligero o el camión, ya que no se les conoce personalmente.
El anonimato aumenta cundo analizamos la organización del transporte público, ya que es imposible conocer al usuario como colectividad, pues sólo pasa y pasa y su direccionalidad es impredecible. Nunca se llega ha establecer una relación cara a cara (Umwelt) por ese mismo grado de anonimato e impersonalidad.
Los homosexuales en el metro no son representados sólo por aquellos que tengan ciertos atributos, sino por todo el contexto social- espacial en el que ellos actúan. Los atributos son manifestaciones que pueden ser físicas o cognitivas. Dentro de estos “no lugares” donde los homosexuales tratan de salvaguardar su representación mediante prácticas defensivas, las cuales son muy significativas e importantes. Dentro de estos “no lugares” a determinadas horas de la noche (particularmente en el tren ligero) es cuando estos individuos suelen apropiarse del espacio principalmente de la cola del tren ligero y ya, una vez dentro, todos los actores (homosexuales) comienzan a tener cierta lealtad dramática. Donde los miembros ahí dentro deben de actuar como si hubieran adoptado ciertas normas morales. Ya que los homosexuales como grupo ligado a una complicidad no se traicionan entre ellos al tener un encuentro sexual casual en este sitio, con esto quiero decir que no gritan o hacen escándalo, ni tampoco estos se dejan llevar por sus principios o la falta de de discreción; sino que se mantiene en secreto.
La relación del actuante con el auditorio (de los homosexuales en el espacio), está determinada, pues el transitar por los pasillos o vagones del tren ligero o el cambiarse constantemente de lugar en el camión significa que este sujeto que realiza estas acciones no tiene una relación afectiva, pues a causa del anonimato y la cantidad de usuarios implica quizá a no volver a ver al otro sujeto con el que se sostuvo una relación sexual, tal vez nunca en la vida.

Conclusión:
Queda claro que el homosexual es un actuante disciplinado, auto controlado, con suficiente equilibrio y serenidad, el cual, puede pasar de lugares privados informales a lugares públicos de diversos grados de formalidad, sin que estos cambios le perturben o desorienten. Y es así como el homosexual interactúa y se desenvuelve en la” vida cotidiana” como un actor social excluido y denigrado históricamente y socialmente, el cual ha tenido que llevar a cabo sus prácticas en el anonimato para pasar desapercibido y así no alterar el orden público.


Bibliografía:
Ritzer, George, “Alfred Schütz”, en Teoría sociológica clásica, Cap. 13, pp. 499-526.

No hay comentarios:

Publicar un comentario