lunes, 6 de diciembre de 2010

Fin del pacto social.

La democracia implica el gobierno de las mayorías, la posibilidad de que la voluntad general se manifieste en decisiones importantes “el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” (Lincoln).
México en el artículo 40 Constitucional, admite como características de este ser: republicano, representativo, democrático y federal. Sin embargo la finalidad del sistema económico que nos rige como se mencionó adelante es la ganancia basada en la propiedad privada; obtenida explotando a los trabajadores. Se ha olvidado los reclamos que han venido desde la colonia desde el grito de Hidalgo, Morelos, desde Juárez y los liberales, desde Flores Magón, Zapata y Villa: la tierra es de quien se trabaja.
En el año de 1929 durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (PRM), el país se levanto y se vio un cambio extraordinario, durante su gobierno se nacionalizo los ferrocarriles, se crea el Depto. De asuntos indígenas después se convierte en instituto nacional indigenista, se permitió la libertad de prensa, promueve el cine nacional, aprobó el voto femenino; nacieron los sindicatos y las huelgas, creó el CTM que estaba a cargo de Lombardo Toledano y que cayó con Fidel Velázquez, se estableció el salario mínimo la jornada laboral de 8 horas dicha respuesta de latifundios hacendados y párrocos no agrado para nada, la respuesta de Cárdenas a esto fue: si no están contentos con sus fábricas déjenselas a los obreros. Sin olvidar que durante el sexenio de Cárdenas se logro la expropiación petrolera, considerada por muchos como la segunda independencia de México.
Sin embargo organizaciones conservadoras de la derecha nacen para combatir el cardenismo: la Unión Nacional Sinarquista y el PAN; el PRM sobrevive hasta 1946, cuando Alemán lo convirtió en PRI. Desgraciadamente esto acabo corrompiéndose; Fox acabo con el instituto Nacional Indigenista, desde que Cárdenas salió del poder en 1940 se ha hecho lo posible por enterrar su obra dando así muerte a la revolución mexicana en 1946; ahora por lo contrario se están entregando en país al mejor postor.
El modelo económico neoliberal no funciona y ha resultado un rotundo fracaso, desde hace 27 años no se ve crecimiento económico ni desarrollo, tampoco bienestar (Andrés Manuel López Obrador). Es entonces donde podemos percibir que dicho sistema es la calumnia de una democracia junto con lo irracional, e inmoral. No podemos decir que México es un país libre, revolucionario sino por lo contrario pareciere que insiste en regresar al siglo XVII, un obscurantismo intolerante y una derecha atrasada. Si no es que ya se ha logrado al otorgarle nuevamente el poder al clero y a los grandes consorcios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario