martes, 8 de junio de 2010

Tema: La depresión

Molina Moreno Alicia Zagnite.

1-B.

Departamento de Sociología.

“ Expercion Oral y Escrita.”


“La Depresión.”


La depresión, es un trastorno del estado de ánimo que en términos coloquiales se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente.
El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: la tristeza patológica, el decaimiento, la irritabilidad o un trastorno del humor que puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. Aunque ése es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o incluso somático.

El término en psicología de conducta La diferencia radica en que la suma de estos síntomas no implica en este caso un síndrome, sino conductas aisladas que pudieran si acaso establecer relaciones entre sí. Así, la depresión no sería causa de la tristeza ni del suicidio, sino una mera descripción de la situación del sujeto. Pudiera acaso establecerse una relación con el suicidio en un sentido estadístico, pero tan sólo como una relación entre conductas (la del suicidio y las que compongan el cuadro clínico de la depresión). Es decir, en este sentido la depresión tiene una explicación basada en el ambiente o contexto, como un aprendizaje desadaptativo.
El origen de la depresión es complejo, ya que en su aparición influyen factores genéticos, biológicos y psicosociales.
La depresión en las mujeres.
Quizás factores hormonales podrían contribuir a la tasa más alta de depresión en la mujer, en relación con los cambios del ciclo menstrual, el embarazo, el aborto, el periodo de posparto, la premenopausia y la menopausia. Las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona), debido a una existencia de menores niveles de estrógenos, parecen desempeñar por tanto un cierto papel en la etiopatogenia de la depresión
La depresión en los varones
Aunque la prevalencia global es inferior entre los varones, la tasa de suicidio consumado en ellos es cuatro veces más alta que en las mujeres. Sin embargo, los intentos de suicidio son más comunes en la mujer que en el hombre. A partir de los 70 años de edad, la tasa de suicidio en el hombre aumenta, alcanzando el nivel máximo después de los 85 años.
La depresión en la vejez.
El inicio clínico de la depresión en el anciano puede cursar con una pobre alteración del estado de ánimo. Incluso puede aparecer enmascarada con otros síntomas principales, tales como la pérdida de apetito, alteraciones de la memoria, insomnio, síntomas somáticos, ansiedad o irascibilidad. Puede simular un cuadro de demencia senil, hablándose entonces de pseudodemencia depresiva.

La depresión en la infancia.
La depresión en la niñez se empezó a reconocer sólo en los años 70. El niño deprimido puede simular estar enfermo, rehusar a ir a la escuela, juega menos o deja de hacerlo, expresa el deseo de no querer separarse de los padres o tiene miedo de que uno de los padres se muera. En la primera infancia pueden desarrollar síntomas atípicos como somatizaciones difusas, trastornos alimenticios, enuresis, etc. A veces, el niño tiene un cambio de comportamiento notorio que preocupa a los padres, o el maestro menciona que el "niño no parece ser el mismo". En esos casos puede sospecharse un trastorno depresivo.


SISNTESIS:
Como vemos la la depresión es una de las enfermedades del siglo XXI, en nuestro país la cifra cada vez esta aumentando, la deprecino no necesariamente llega al suicidio pero es uno de los factores principales para que esthecho se lleve a cabo.
La deprecion puede ser tratada y así como vamos con el medico debemos de ir a revisiones psicológicas, pues todos no es necesario ni quiero decir que estemos dementes si no por que todos necesitamos asesoría psicológica en nuestra vida, esto nos ayudara a entendernos y llevar una vida mas plena.

“wikipdia”, libre.. 2010.
revista, Articulo, “Quo, num 87, enero 2005.
periódico “El Informador”Abril / 18/10.
Opinión de un familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario