sábado, 24 de mayo de 2014

La Presión Social.



La Presión Social.

Introducción.

La intención de este trabajo es presentar una serie de perspectivas del autor de acuerdo al fenómeno, es el exponer en qué consiste la presión social, así como en qué formas podría presentarse y la incorporación de una categorización de estas formas, se incluye también una retrospectiva histórica además de una perspectiva teórica y las conclusiones a las que se llegó con el trabajo. A pesar de ser un tema que ya ha sido tratado, intenté abarcar diversos enfoques aunque la visión general del escrito está orientada más hacia el interaccionismo simbólico, con esto me refiero a que está enfocada al individuo en la sociedad, a lo que el individuo se enfrenta y cómo se ve afectado por los diversos fenómenos, así como a su relación con las estructuras y la relación de las estructuras con el sujeto.

La Presión Social.

La presión social es la influencia casi coercitiva que lleva a las personas a pensar, ser y actuar de determinada manera, las razones pueden variar, así como lo que ejerce determinada presión social. Este tipo de presión puede ser ejercida por personas o instituciones, por los medios de comunicación, por el sistema socioeconómico, por la cosmovisión de la sociedad o por la religión.
La sociedad misma ha configurado ésta necesidad de pensar, ser y actuar de una manera en que quien no logra adecuarse a la idiosincrasia de un grupo permanece apartado. La necesidad humana de socializar hace que el individuo se esfuerce por encontrar semejantes para llevar a cabo dicha socialización y aquí es donde la presión social se lleva cabo.
A continuación realizaré un desglose de las diferentes formas en las que se presenta la presión social, así como qué o quienes la ejercen.

Clasificación de tipos de presión social.

Existen diversas formas de presión social, éstas se desarrollan dependiendo de qué o quién esté ejerciendo la presión. De acuerdo a la proximidad con la persona, clasifiqué en primarios, secundarios y terciarios a los ejecutores de dicha presión:
Los ejecutores primarios son las personas cercanas al individuo, aquellas que pertenecen a su círculo social, a su cotidianidad, a su grupo de pertenencia. Son también primarias la religión y la cosmovisión de la sociedad o más específicamente el ideal que se tiene en una sociedad de cómo debe ser una persona para que sea aceptable.
Los ejecutores secundarios son las instituciones, como las que podrían ser el estado o instituciones laborales, instituciones que modifican la conducta de una persona pero hasta cierto nivel o en determinados factores (lugares, horarios, etc.).
Los ejecutores terciarios son los medios de comunicación o el sistema socioeconómico al que se encuentra ligado el individuo, son terciarios no por el hecho de que causen menos presión social, si no, por el hecho de que la ejercen de una forma más sutil, que es pasada por alto por parte de la población que se ve afectada. Esta presión de igual manera afecta directamente el pensamiento y comportamiento de una persona.

Ejecutores Primarios.
Los ejecutores primarios, tienen un impacto más presente en la vida de un individuo, las personas cercanas, consciente o inconscientemente modifican la conducta de la persona porque son establecidos parámetros de lo que es moralmente aceptable y lo que no, aunque más allá de lo moral en la sociedad, es lo moral para cada persona del círculo social, ya que se tiene que ser o actuar diferente con cada uno porque no todos piensan igual, aquí es donde entra la cosmovisión de la sociedad, dependiendo del ideal general de la sociedad y qué tan arraigado de encuentre el individuo o las personas con las que interactúa el individuo dentro de su círculo social se puede llegar a una modificación del pensar, ser y actuar del mismo, por razones como las que se mencionaban anteriormente. Por otro lado está la religión. La religión modifica la conducta y pensamiento natural de la persona y la configura en una nueva. En el caso de la religión, si se llega hasta la coercitividad ya que tiende a ser castigado tanto el pensamiento como el acto que no esté dentro de lo permitido o aceptado en las creencias de la religión a la que se pertenece (dado el caso de que se pertenezca a alguna).

Ejecutores Secundarios.
Los ejecutores secundarios influyen en el pensamiento y el comportamiento del individuo, pero tienen ciertas limitaciones, instituciones como el Estado o la institución de trabajo a la que se pertenece, ejercen determinada presión coercitiva en la que es penado no seguir el comportamiento requerido, aunque éstos no lleguen hasta la subjetividad del individuo, lo fuerzan a que en lo objetivo transforme su comportamiento y bien en el caso del estado, tiene ciertos límites ya que el individuo puede disidir sin que el Estado haga algo al respecto. Y por otro lado, la institución laboral deja de tener control del individuo cuando éste no se encuentra en horario de trabajo (dependiendo de qué tipo de trabajo).

Ejecutores Terciarios.
Los ejecutores terciarios ejercen una presión social muy influyente pero a la vez muy discreta, tal es el ejemplo del sistema socioeconómico al que el individuo pertenece, podré como ejemplo una persona que forma parte de un sistema neoliberal (capitalista), la cual vive atada a un cierto comportamiento en torno a la necesidad de adquirir capital para poder satisfaces sus necesidades o desarrollar sus intereses. Aunque ésta presión obliga al individuo a actuar de cierta forma, no necesariamente hace que esté de acuerdo con dicho sistema. Por otra parte están los medios de comunicación. Éstos se han encargado de difundir los modelos de cómo debería pensar, ser y actuar una persona, consciente o inconscientemente tienen impacto en la cosmovisión de la sociedad debido a que ellos se encargan de configurar lo que se difunde alrededor de las sociedades. Los medios establecen ideales generales, he aquí donde se entrelazan el sistema socioeconómico y los medios, ya que dependiendo del sistema, éste puede hacer uso de los medios para cambiar o mantener un ideal o una cosmovisión de la sociedad.

A lo largo de la historia podemos observar los diversos tipos de presión social. Desde el comienzo de las sociedades, las personas han ejercido ésta presión para establecer lo que les parecía aceptable y lo que no, la cosmovisión que se tenía de esto era mantenida por las personas y potenciado por las creencias religiosas, lo que abrió paso a la creación de instituciones (además de las religiosas), que influían con presión social para la formación de un tipo ideal de persona. Tiempo después con la llegada de los sistemas socioeconómicos y los medios de comunicación se fueron configurando diversos ideales del como debe ser, pensar y actuar una persona, dependiendo de su sistema socioeconómico perteneciente y de su relación con los medios de comunicación.
Hoy en día la formación de una persona desde el punto social se ve afectada por todos estos tipos de presión social y por el grupo de pertenencia, el cual es uno de los más notorios ya que las personas del grupo hacen  que sea más evidente ésta presión.


Perspectiva Teórica.

De acuerdo a las teorías de Alfred Schutz el ser humano configura su conocimiento a manera social en conjunto ya que ese conocimiento se hereda de las generaciones pasadas que pertenecieron a la sociedad a la que el sujeto pertenece, de esto parte la subjetividad, lo que es el interior de la mente de la persona, ésta subjetividad va tomando forma con el paso del tiempo y con la interacción entre subjetividades o intersubjetividad y con la experimentación o conocimiento de los distintos fenómenos y situaciones que llegan a presentarse ante el sujeto.
En esta intersubjetividad y en la interacción entre la subjetividad del individuo y los fenómenos sociales o los ejecutores de presión social es donde se ve implicada esta presión. Dependiendo de la relación entre la subjetividad de la persona con lo mencionado anteriormente se puede saber qué tanta influencia tiene en el sujeto la presión social, ya que si es parte de la subjetividad del individuo el conocimiento de la existencia de ésta presión puede que sea reducida o controlada.

Regresando a los ejecutores primarios, como ya se había mencionado anteriormente, la intersubjetividad entre personas tiene a ejercer una presión social con un hostigamiento persistente, en una situación cara a cara el no ser, pensar o actuar de un individuo como es aceptado tiende a ser rechazado e incriminado, es por eso que esta clase de situación, que es la cual se suele presentar con los ejecutores primarios, causa una mayor presión.

Emile Durkheim, otro teórico, se dio a la tarea de clasificar algunos fenómenos de la sociedad en “hechos sociales” mismos que eran las normas coercitivas de la sociedad que hacían que el individuo actuara de acuerdo a la estructura social. Éstos se dividían en hechos sociales materiales que eran las normas o leyes (incluyendo las burocráticas) y los no materiales que eran la cultura y las instituciones sociales. Con esto nos acercamos a la idea que he tratado de plantear anteriormente pero desde una perspectiva más estructural funcionalista.

Dirigiéndonos a los ejecutores terciarios, apoyándonos en las teorías de Karl Marx, el tipo de presión social del sistema socioeconómico puede verse ejemplificado en el sistema capitalista, y volviendo a Marx, el ubicaba la clase social de acuerdo a la relación que se tenía con el proceso de producción, aquí hay otro punto de presión social, un individuo debe ser, pensar o actuar de cierta forma con relación a su posición o lugar en el proceso de producción.

Ahora bien, recurriendo a un último caso de teoría. Max Weber expresaba en una de sus teorías cómo es que lo subjetivo tiene impacto en lo objetivo, pero a nivel de las grandes estructuras de una sociedad. Aquí es donde entra el cambio social, si existiera una conciencia de todo lo que constituye este fenómeno, si existiera una cultura de los valores que no funcionara a base castigos morales, podría llegarse a un cambio en la intersubjetividad colectiva para que el individuo no viviera bajo una presión tan coercitiva y tan perniciosa. Porque a pesar de ser una característica de toda sociedad, conociendo a fondo la situación de la presión social, ésta no tendría la influencia que tiene sobre una persona y así esta persona podría desenvolverse con más naturalidad en la realidad social.

En conclusión, la presión social es una característica inherente a la sociedad, pero con el desarrollo y la configuración del conocimiento de este fenómeno, su funcionamiento, sus orígenes y sus repercusiones puede ser reducido a algo que carece de poder en la sociedad.  
Además de los planteamientos de Durkheim que decían que el pensamiento o comportamiento del hombre se ve afectado por las estructuras sociales, así es, más no sólo por éstas. Trasladándolo a la presión social, existen diversos tipos de ejecutores de presión social que lo hacen, y todos los ejecutores sean primarios, secundarios o terciarios tienen un gran impacto en el ser pensar y actuar del individuo en sociedad.

Referencias.

Ritzer, George, 1993, "Teoría Sociológica Clásica", McGraw-Hill, España.

Berger, P., Luckmann, T.,1968 (decimoséptima reimpresión 2001), "La Construcción Social de la Realidad", Amorrortu, Paraguay.

Collins, Randall, 1995, "Cuatro Tradiciones Sociológicas, Universidad Autónoma Metropolitana, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario