martes, 7 de mayo de 2013

Reseña cinematográfica.


Película “Noviembre”.

Ficha técnica.
Titulo original:  Noviembre
Año: 2003
Duración:  98 minutos
País: España
Productora: Tesela PC
Director: Achero Mañas
Productor  ejecutivo:  José Antonio Félez
Guión: Achero Mañas y Federico Mañas
Música:  Eduardo Arbide
Montaje: Nacho Ruíz Capillas
Fotografía: Juan Carlos Gómez
Producción: Daniel Goldstein
Director de arte: Federico G.  Cambero
Vestuario:  Nereida Bonmati
Maquillaje: Karmele Soler
Peluquería: Francisco Rodriguez
Sonido: Ricardo Steinberg
Reparto: Oscar Jaenada, Ingrid Rubio, Hector  Alterio, Amparo Baró, Fernando Conde, Juan Diego, Angel Facio, Paloma Lorena, Juan Margalio, Amparo Valle, Juan Díaz, Adriana Dominguez, Javier Ríos, Nuria Gago, Juanma Rodriguez, Alberto Jiménez, Alex O´Dogerthy, Helio Pedregal, Gorka Otxoa y José Luis Torrijo.

Achero Mañas.
Achero Mañas es un director y actor español. Hijo de la actriz Paloma Lorena y del dramaturgo Alfredo Mañas, tuvo una infancia muy cercana al mundo del teatro y la literatura, hecho que le marcó profundamente en su personalidad. Tras cursar Bachillerato, estudió Pintura durante tres años en la Escuela de Artes y Oficios, con lo que participó como actor en algunas obras y, esporádicamente, en el cine.

En 1984 logró una beca para estudiar en Nueva York, tomando clases de teatro en la escuela Real Stage. Allí recibió clases de célebres profesores como Patrick Brackfort y Madeleine Sherwood, quienes marcaron profundamente su forma de entender la interpretación y la dirección de actores.

Al finalizar sus estudios volvió a Madrid para ampliar sus conocimientos como actor. Debutó en esta profesión con Las aventuras de Enrique y Ana (1981) aunque sus mejores actuaciones tuvieron lugar en 
¡Dispara! (1993), protagonizada por Antonio Banderas, La ley de la frontera(1995) e Historias de la puta mili (1994).

Años más tarde tuvo que abandonar su faceta como actor a raíz del nacimiento de su hija, para dedicarse por completo a la escritura de guiones. Su primer cortometraje se tituló Metro en la ciudad de Barcelona (1995), un corto que no pasó desapercibido en varios e importantes festivales, al igual que el segundo, Cazadores (1996), que ganó el Goya como mejor cortometraje.

El primer largometraje de Mañas fue todo un éxito: 
El bola (2000), un drama protagonizado por un niño de 12 años que vive una atmósfera violenta y sórdida con una situación familiar que oculta, avergonzado, ante la incapacidad para relacionarse y comunicarse con otros chicos. En los Goya de 2001 ganó 4 premios de los 5 a los que estaba nominada, entre ellos los de Mejor Película y Mejor Director Novel. Sin duda su obra prima dejó boca abierto al jurado de todos los festivales de cine, tanto a nivel nacional como internacional.

En 2002 Mañas, en colaboración con su hermano Federico, se pusieron manos a la obra con el guión del segundo largometraje para el director madrileño. Se trataba de una comedia dramática sobre un grupo de teatro independiente que fue titulada 
Noviembre (2003) y que fue premiada en diferentes festivales de cine, obteniendo el Goya al Mejor Actor Revelación para Óscar Jaenada y el premio al Mejor Director del Festival de Cine Internacional de Toronto.

Años más tarde, Achero Mañas se trasladó a Nueva York por circunstancias personales y es en esta ciudad donde prepara sus nuevos proyectos.

Cómo se hizo “Noviembre”.

Comentarios de Achero Mañas.
Desde que era un niño he estado, por razones familiares, relacionado con el mundo del teatro y guardo de estas vivencias muchísimos recuerdos. De todos ellos, hay uno que no se me olvidará y que ha sido el principal motivo que ha dado origen a esta película. En los años setenta, un grupo de actores creó una compañía de teatro independiente actuando en diferentes lugares del territorio nacional sin cobrar ni una peseta por su dedicación. Aquella compañía se llamaba El Piojo Picón y surge al mismo tiempo que otros grupos de teatro independientes que, sin ánimo de lucro, recorrieron España durante la época de la transición. La existencia de tales grupos, su lucha por hacer un teatro diferente, libre, independiente y gratuito sigue siendo para mí un misterio, en una sociedad como la de hoy, en donde cualquier forma de arte está obligatoriamente sometida, como el resto de cosas, incluidos los seres humanos, a las leyes imperativas del mercado.
Es cierto que este teatro utópico y libre se dio en circunstancias especiales y en una época determinada, pero... ¿Qué pasaría ahora si surgiera un grupo teatral como los que aparecieron entonces? ¿Podría darse en la década de los noventa un grupo con el mismo espíritu, o parecido? ¿De qué forma surgiría? ¿Tendría algo por lo que luchar? ¿Cuál sería su sentido ahora? ¿Cómo reaccionaría el público? ¿Qué pasaría si el teatro volviera a la calle? ¿Aportaría algo? Y lo que es más importante, ¿podría sobrevivir? ¿Qué pensarían sus integrantes pasados cuarenta años? ¿Pensarían lo mismo que piensan los actores de los grupos de entonces en este momento? Noviembre ha sido un intento de dar respuesta a esas preguntas.
Alfredo Baeza, protagonista y líder del grupo independiente Noviembre, cree en el arte y cree, como creyeron los artistas de principios del siglo pasado, y también los grupos independientes de teatro de finales de los setenta: que a través de su arte puede cambiar el mundo, o mejor dicho, el estado de las cosas. Ese idealismo, considerado ahora por una gran mayoría utópico, en donde no sólo el arte, sino también la política y la economía estaban dominados por un sentimiento colectivo y un deseo de cambio en la sociedad, convierten a Alfredo y a los demás integrantes del grupo en personajes completamente anacrónicos, quijotescos, abocados inevitablemente al fracaso. Sobre todo, en una sociedad dominada por el individualismo, con un sentido claramente materialista y en donde la gente no cree ya prácticamente en nada. Luchar contra ese escepticismo y volver a creer en la utopía es el principal sentido del grupo independiente Noviembre. Alfredo quiere luchar contra ese estatismo que simbólicamente está encarnado en su hermano Alejandro, quiere luchar contra esa ceguera, contra esa parálisis que ha vivido tan de cerca y sobre todo quiere hacer algo para provocar una reacción: “lo que sea”. No quiere ver a la gente inmóvil, muerta en vida, sin reaccionar, como ve a su hermano Alejandro; quiere que lo que hace provoque algo, que mueva algo, en definitiva: que trascienda. Ésa es la principal razón de la creación de Noviembre.
  La elección del teatro es un pretexto extrapolable a cualquier otro entorno dentro de nuestra sociedad. Alfredo, y con él Noviembre, son la llave que abre la puerta a algo nuevo que a su vez tendrá que ser renovado por otra tendencia, u otro movimiento, en el momento que éste haya entrado en su periodo de decadencia. De esta manera se evitará cualquier forma de absolutismo, de verdad inamovible que pueda llevarnos a una única y exclusiva forma de pensamiento, ya sea en el arte, en la política o en cualquier otro ámbito. Noviembre es principalmente el movimiento frente al estancamiento de las ideas, frente al escepticismo como principal asesino de toda forma de positivismo, de generador de movimiento, y por lo tanto de creación, de futuro, de vida.
  Gabriel Celaya decía que la poesía era un arma cargada de futuro. Creo que el arte, y el teatro en particular son y deben ser un arma. Un arma cargada de ideas, de palabras, pero también de contradicción, de paradoja; un arma, por encima de todo, inconformista que nunca pierda el sentido de la autocrítica. Alfredo y Noviembre simbolizan el sueño, la ilusión de que todavía el mundo y las cosas se pueden cambiar.

Otros datos sobre la película.
3 nominaciones a los Goya 2003, premio de la juventud en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián y premio de la crítica internacional del Festival Internacional de Toronto.

Sinopsis.
Alfredo llega becado a Madrid con la ilusión de estudiar teatro. Sin embargo, pronto decide dejar la escuela, ya que tiene en mente hacer teatro de una forma libre y diferente.
Alfredo reúne a un grupo de amigos estudiantes para llevar a cabo su proyecto. Se forma el grupo teatral bajo ciertas reglas que se tienen que respetar.
El grupo de teatro: Noviembre, comienza a realizar representaciones en la calle, situación que desencadena una serie de problemas, sobretodo, judiciales.
Como rezago de sus problemas los integrantes de Noviembre deberán tomar fuertes decisiones para determinar que sucederá con el grupo. Lo que conlleva a una impactante parte final.

Argumento.
Muestra la problemática social a la que se enfrenta un grupo de teatro al presentar algunas funciones en la vía pública.

Opinión personal.
En particular me pareció excelente película, dado que trata un tema que me apasiona: el teatro.
En cuanto al minúsculo conocimiento que tengo acerca del teatro, afirmo que la película expresa muy bien la realidad social en la que éste se encuentra sumergido. Por tanto me parece dura la película, y a su vez me queda claro que no solo en este país existe una carencia de apoyo por la parte gubernamental al desarrollo del arte.
También me parecieron buenas las actuaciones, y el “actuar sobre actuación” que se presentó en la película. En general, dado al contexto que aborda la película, la recomiendo principalmente a la gente que realiza esta arte escénica y de igual manera al público en general para que tenga un poco la idea de lo que es el teatro y su entorno.

http://biografias.estamosrodando.com/achero-manas/
http://www.labutaca.net/51sansebastian/noviembre1.htmDescripción: http://www.estamosrodando.com/imagenes/comn/pxtrans.gif

No hay comentarios:

Publicar un comentario